Una población derechohabientes cada vez más envejecida adscrita a médicos familiares

Uno de los grandes retos que enfrenta el Instituto Mexicano del Seguro Social es la transición demográfica y epidemiológica.

El descenso en las tasas de mortalidad y fecundidad provoca cambios importantes en el crecimiento y la distribución por edades de la población, dando lugar a la disminución, estancamiento o expansión de diferentes grupos que, a su vez, articulan demandas diferenciadas de servicios.

La población derechohabiente del IMSS adscrita a médico familiar se muestra cada vez más envejecida, con una decreciente participación de los grupos de edad más jóvenes.

Esto representa un desafío para nuestros compañeros médicos que enfrentan enfermedades crónicas que requieren un tratamiento largo y por lo tanto costoso para las finanzas del Instituto. ¿Qué política de salud se ha aplicado para contrarrestar este impacto en la economía del Seguro Social? A lo largo de los años ninguna. Hasta ahora que se impulsa el Nuevo Modelo de Prevención, una iniciativa valiosa, pero cuyos resultados tardarán años en verse...

Main Image

14 Julio 2017

Compartir